En Mónaco sí atan los perros con longaniza